John Boyne

El niño con el pijama de rayas

Recomiendame un libro

Bruno es un niño de 9 años que vive en Berlín con sus padres, su hermana y con la criada, María. Un día al llegar a casa después del colegio vio a la criada recogiendo todas sus cosas, se mudaban. Nadie le había dicho nada antes y Bruno se puso muy triste ya que eso conllevaría no ver a sus tres mejores amigos para toda la vida nunca más, ni bajar por la barandilla, ni ver a los abuelos... Su padre tenía que hacer un trabajo muy importante y ese era el motivo de la mudanza; vivirían en “Auchviz”.

Cuando Bruno vio su nueva casa por primera vez se quedó asombrado, era mucho más pequeña que su casa anterior, era muy triste y muy fría, estaba claro que no le gustaba pero tenía que hacerse a la idea. Pasaban los días y Bruno se aburría no sabía que hacer, un día se construyó un columpio. Pidió al oficial Kotler que le consiguiera un neumático y lo construyó, pero cuando estaba jugando Bruno se cayó y la única persona que estaba cerca para ayudarle era un criado que les hacía la comida. Entabló una conversación con el niño, él había sido médico antes de llegar ahí. Más tarde llego la madre del Bruno y ésta le dio las gracias al criado, pero dirían al comandante que ella le había curado.

El niño no sabía que hacer para no aburrirse y una tarde anduvo y anduvo por aquella alambrada que veía desde la ventana de su cuarto, quería saber hasta donde llegaba lo lejos vio una sombra y a medida que se acercaba se hacía más grande, cuando llego al punto vio al otro lado de la alambrada a un niño.

Bruno y el niño empezaron a hablar. Se llamaba Shmuel, un nombre raro para Bruno. Los niños se hicieron amigos y Bruno cada tarde iba hasta allí, hasta ese punto de la alambrada donde se encontraba su nuevo amigo. Nunca dijo nada en casa de la existencia de Shmuel ya que creía que no se lo iban a tomar bien en casa y él no quería perder a la única persona con la que podía entretenerse en ese lugar debido a que con su hermana Gretel no se lo pasaba bien.